CAE

24/12/2019

Automatizar y digitalizar una CAE de prestación de servicios

A día de hoy es posible tanto automatizar como digitalizar una CAE de prestación de servicios con éxito. De hecho, es posible que una empresa proveedora de dichos servicios gestione las coordinaciones de actividades empresariales con sus clientes. Y no solo eso, sino que puede estar en igualdad de condiciones que una empresa receptora. Y es que una CAE tiene los mismos medios para mejorar la eficacia del proceso, algo que explicamos a continuación.

Situación inicial

En el momento en que una empresa actúa como proveedor y tiene que gestionar varios servicios, estas actividades empresariales pasan a ser de suma importancia. Los recursos que se le tiene que destinar y la acumulación de papeleo es considerable, pero hay otros puntos que dificultan su consecución. ¿Cuáles son?
La prestación de servicios. La entrega de los documentos que solicita cada empresa es la base de la coordinación de estas actividades. En esta parte del proceso intervienen los siguientes factores:

  • El marco legal vigente y las distintas interpretaciones. La ley que regula la coordinación de actividades empresariales. Hay que decir que es poco precisa y conlleva múltiples interpretaciones. ¿Qué conlleva eso? Que hay que disponer de un gran número de documentos distintos (y sus correspondientes formatos) a entregar según la empresa que lo solicite.
  • Multiplicidad de aplicativos de gestión. Cada empresa cliente tiene su propia plataforma de gestión. En cambio otras prefieren recibir los documentos por correo electrónico. A veces surgen obstáculos como la capacidad de enviar archivos, formatos, etc. que complican la gestión. En esas ocasiones, puede ocurrir que haya que optar por el método tradicional de subir los documentos manualmente, uno a uno.
  • Compatibilidad con las subcontratas. Las empresas prestadoras de servicios no solo tienen empleados propios, sino que cuentan con subcontratas que realizan ciertos trabajos en alguna de las coordinaciones. La ayuda para el trabajo es buena pero implica que la documentación de estas empresas, autónomos y sus trabajadores, tenga que ser validada por la propia empresa. Por tanto, resulta tener la documentación saliente que recibe el cliente y, por otra parte, la documentación entrante de las subcontratas. Lo cierto es que resulta muy complicado encontrar plataformas eficaces tanto en solicitud como en envío de documentos.

Aplicativos incompatibles. La mayoría de softwares del mercado son muy competentes gestionando documentos entrantes. Ahora bien, no ocurre lo mismo cuando hay que gestionar los documentos salientes.

Viendo esta realidad, nos damos cuenta de que sigue siendo necesario encontrar una solución eficaz para todas las necesidades. Pues bien, SmartOSH es una de ellas. Su implementación conlleva una reducción de la carga de trabajo diaria, del tiempo que se tarda en gestionar, que se deje de efectuar un control manual de los documentos y una reducción general de costes internos.

Soluciones para una gestión automática y digitalizada

A continuación desgranamos cuáles son los puntos clave para que se pueda llevar a cabo una gestión automatizada y digitalizada de las actividades para las empresas proveedoras de servicios:

  • Uso de la plataforma como gestor documental. Los documentos a gestionar y mantener son los propios de la empresa. Para que sea un éxito, el aplicativo debe responder a un buen almacenamiento, ordenado según el ámbito y fácilmente recuperable para la CAE. Si además el software es de gestión integral de los procesos de seguridad y salud, y los archivos y certificados que generan se almacenan y se vinculan automáticamente para usarse en las CAE, los procesos manuales quedarán eliminados.
  • Disposición total de los documentos. Para que los usuarios puedan disponer de los archivos de forma accesible e inmediata, lo mejor es que se almacenen en la nube. Esto permite que se pueda disponer de toda la documentación desde cualquier usuario autorizado de la empresa, sin necesidad de la intervención de terceros. Además, los usuarios podrán también subir los documentos que se requiera.
  • Implicación de personal ajeno a la seguridad y salud y descentralizar la gestión. Con una gestión como la descrita es posible que cada departamento suba sus propios documentos y que éstos se reaprovechen automáticamente en aquellas CAE que lo precisen. Ya no hacen falta intermediarios ni la figura del administrador de la CAE que tiene que afrontar la recepción, validación y coordinación de los documentos.
  • Adaptación a cualquier cliente. Las coordinaciones de actividades empresariales deben ser compatibles con cualquier plataforma o persona física. Esto quiere decir que dicha plataforma debe responder a cualquier solicitud de documentos y éstos deben ser compatibles con sus destinatarios. La integración es básica para una correcta automatización En este sentido, SmartOSH ofrece mayor eficiencia para la CAE puesto que está programado para cualquier interacción con cualquier plataforma.
  • Información de entrada y de salida. Cuando el aplicativo que usamos puede tanto recibir como enviar y solicitar documentos de forma eficaz, estamos ante la herramienta ideal. De esta manera se garantiza la gestión de las subcontratas y su reaprovechamiento para las coordinaciones también con los clientes.
  • Control del estado de los documentos a tiempo real. Todos los documentos que se están gestionando deben estar perfectamente controlados. Es decir, que se debe conocer en todo momento su estado (si ha sido rechazado, aceptado, si ha caducado…). Los aplicativos permiten una gestión rápida sin necesidad de entrar en cada uno de los documentos.
  • No molestar al cliente. Cuanto más sencillo sea el uso del aplicativo, mejor. No olvidemos que el cliente, como persona física, no tiene que implicarse de forma obligada con la tarea de su proveedor. SmartOSH permite la gestión por correo electrónico sin necesidad de hacer log in y con opciones de validación y rechazo simples.
  • Personalización. Si se desea, es posible integrar el aplicativo con las imágenes corporativas de la empresa y en cada una de sus acciones (como los envíos por correo, por ejemplo).

Como se puede comprobar, la gestión eficaz y automatizada de las CAE es posible, sobre todo teniendo en cuenta que en la actualidad todo pasa por la digitalización.

10/04/2019

Herramientas informáticas para el reaprovechamiento documental de la CAE

Las personas que trabajamos en el ámbito de la gestión de la Coordinación de Actividades Empresariales (CAE) en el ámbito de Prevención de riesgos laborales sabemos que se trata de una tarea repleta de documentación. Por fortuna, cada vez más se usan herramientas informáticas para agilizar los procesos. Uno de los beneficios que ofrecen es el reaprovechamiento documental, una opción que permite ahorrar tiempo, energía y papel.

La CAE ha requerido siempre de muchas horas de trabajo y de grandes cantidades de papeles y documentos que revisar y validar. La digitalización de estos procesos ha supuesto un gran avance, aunque en muchas ocasiones eso no quita que ella que revisarla y validarla de igual manera.

Hacerlo de forma automática tan solo es factible en el caso de documentos de la Seguridad Social o en recibos bancarios, es decir, en documentos normalizados. Así que el reaprovechamiento documental es, sin lugar a dudas, una de las grandes ayudas con las que contamos a día de hoy.

Reaprovechamiento documental, ¿qué es?

Los documentos validados tienen una fecha de caducidad. El reaprovechamiento documental consiste, precisamente, en usarlos las veces que haga falta mientras el periodo de validez siga vigente. Si una misma empresa necesita el mismo documento en dos o tres ocasiones, ¿qué necesidad tenemos que solicitarlo y realizar todo el proceso de obtención y validación si aún tiene vigencia? Ninguna.

En el caso de la CAE, este recurso es muy beneficioso en situaciones donde hay contratas con diversos servicios, o en contratas que prestan un servicio de forma periódica a la misma empresa. Un sistema de reaprovechamiento documental permitirá ahorrar tiempo en cada una de las revisiones que se deberían hacer.

SmartOSH como solución informática

Las herramientas informáticas están ayudando en gran medida a efectuar estas labores de reaprovechamiento documental. En Prevencontrol hemos desarrollado una aplicación llamada SmartOSH que no solo realiza esa función, sino que ayuda a la gestión integral de la PRL.

De esta manera se puede adjuntar, tipificar y gestionar documentación a cualquier ítem de la aplicación. Tanto empleados como puestos de trabajo, departamentos, centros, empresas, contratistas, factores de riesgo o medidas preventivas quedan contempladas en SmartOSH.

SmartOSH es, más allá de un gestor documental, una fuente de información valiosísima para el módulo de gestión de la CAE. Y es que la aplicación realiza un barrido automático de la información de la que se dispone en el sistema compatible con cada requisito. Si encuentra un documento que ya ha sido revisado y que aún tiene validez, el sistema lo da por satisfecho. Si quieres más información acerca de SmartOSH no dudes en contactar con nosotros.

15/01/2019

Gestión de la CAE: puntos básicos para una correcta aplicación

La gestión de la Coordinación de Actividades Empresariales (CAE) en prevención de riesgos laborales no es una tarea fácil. Ahora bien, en nuestras manos está hacer de ello un proceso más sencillo y manejable teniendo en cuenta una serie de criterios básicos. ¿Cuáles son los pasos que debemos seguir para una correcta aplicación de la CAE? Los desgranamos a continuación.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que toda compañía que cuenta con un número de empleados que acuden a un mismo lugar de trabajo tiene unos deberes de cooperación que pasan por informar de forma recíproca sobre los riesgos de la actividad que los trabajadores van a realizar. Solo de esta manera se podrá gestionar su seguridad. Además, el empresario también deberá comunicar de inmediato una situación de emergencia que pueda producirse en el lugar de trabajo.

Una vez establecida esta base, lo primero que habrá que hacer para aplicar la CAE es definir si la empresa a la que estamos asesorando actúa como “empresario titular” o “empresario principal”. La CAE se regula a través del  RD 171/2004, desarrollado en el art. 24 de la Ley 31/1995 de PRL. En el art. 2 de este Real Decreto quedan definidos ambos conceptos, además de la gestión que recae sobre cada uno de ellos. ¿Cuáles son las funciones concretas en cada una de estas figuras? A continuación las definimos con detalle.

Empresario titular

La persona que tiene la capacidad de poner a disposición y gestionar el centro de trabajo. Tal y como se expone en el Real Decreto antes mencionado, debe efectuar las siguientes acciones.

  1. Informar a las empresas concurrentes antes del inicio de la actividad de los riesgos propios del centro de trabajo que les puedan afectar, de las correspondientes medidas preventivas y de las medidas de emergencia. Si los riesgos son graves o muy graves esta información deberá entregarse por escrito.
  2. Dar instrucciones, antes del inicio de la actividad y después de tener información sobre la misma, para la prevención de riesgos existentes en el centro de trabajo así como sobre las medidas a aplicar en caso de emergencia. Los empresarios concurrentes deben cumplirlas e informar de ellas a sus trabajadores.
Cuadro extraído de la NTP 918

Empresario principal

El empresario que contrata o subcontrata con otros la realización de obras o servicios correspondientes a la propia actividad de aquel y que se desarrollan en su propio centro de trabajo. Además de las obligaciones que le corresponderían como empresario titular también cuenta con la obligación de vigilancia. En este sentido, la normativa es poco concreta con lo que deberemos guiarnos por estos parámetros que, por lo general, abarcan todo el espectro de lo que supone esa vigilancia.

  1. Vigilar el cumplimiento de la normativa de PRL. En toda obra que se realice en su centro de trabajo, ya sea por contratas o subcontratas.
  2. Exigir las acreditaciones correspondientes. Las empresas concurrentes deben aportar por escrito la ER de los servicios contratados así como obligaciones de información y formación de los trabajadores que participarán.
  3. Asegurar los medios de coordinación. Debe comprobar que se han establecido entre las empresas concurrentes.
  4. Cumplir con el art. 42.3 de la LISOS sobre responsabilidad empresarial. Se trata de responder por las obligaciones de PRL impuestas por la ley de cara a los trabajadores implicados, ya sean de contrata o de subcontrata.

En este sentido, tampoco debemos olvidar que en el art. 42 del Estatuto de los Trabajadores (RDL 5/2000) sobre subcontratación de obras y servicios queda clara la exigencia hacia el empresario principal de comprobar que los contratistas estén al corriente de los pagos de las cuotas de la Seguridad Social así como verificar que cumplen con sus obligaciones salariales durante el periodo en que dure la contrata.

¿Cómo determinar si se actúa como empresario principal o como empresario titular?

Esta cuestión, como ya hemos apuntado, es la primera que debe resolverse. Basta con valorar si la actividad que desarrollará la contrata es propia del empresario del centro de trabajo. En caso de que no sea así, el empresario tendrá un papel titular y tan solo deberá llevar a cabo las acciones que a esta figura correspondan. Otra opción, que se produce con asiduidad, es que la empresa quiera llevar el control de todos los procedimientos y decida actuar como empresario principal. Mientras cumplan con todas las obligaciones que esto supone, las empresas están en su derecho de actuar así.

Como caso de éxito en este ámbito, destaca el de Protón Electrónica, una empresa ubicada en el País Vasco que cuenta con seis trabajadores y que ha sido premiada en más de una ocasión con los Galardones Europeos en Buenas Prácticas en PRL gracias al desarrollo de un sistema que conglomera en un único documento toda la documentación necesaria para la gestión de la CAE.

Scroll to top