Mes: mayo 2019

08/05/2019

Valoración de los equipos de seguridad de los trabajos: ¿qué hay que tener en cuenta?

La seguridad en los entornos laborales en algo básico e indispensable en cualquier compañía. Ahora bien, para ello, además de las medidas e información necesarias de cara a los trabajadores, también es preciso realizar una valoración de la seguridad de los equipos de trabajo. ¿Qué entendemos por equipos de trabajo adecuados y qué herramientas nos sirven para mesurarlo?

En palabras de la publicación “Condiciones de seguridad en las máquinas”, realizada por el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, las condiciones que certifican como adecuado un equipo de trabajo son las siguientes:

-Adecuado a todas las disposiciones legales o reglamentarias de aplicación
-Idóneo a las condiciones generales del anexo I del RD 1215/97
-Adecuado a las condiciones y características especiales del trabajo a realizar
-Adecuado a los riesgos existentes en el lugar y puestos de trabajo
-Si es el caso, adecuado para uso de trabajadores discapacitados
-Es ergonómicamente adecuado para el uso por trabajadores
-Se usa adecuadamente según condiciones generales de uso del anexo II del RD 1215/97
-Mantenido de forma adecuada
-Se comprueba adecuadamente después de la primera y nuevas instalaciones
-Se forma e informa adecuadamente a los trabajadores de los riesgos de su uso

Las adecuaciones de los equipos pasan por unas disposiciones mínimas determinadas en el anexo I del RD 1215/97, y que se recogen en guías y listas de chequeo. Las más destacadas son las siguientes:

Pero más allá de las indicaciones que se encuentran en estos manuales, también hay que realizar unas tareas de revisión y mantenimiento a lo largo de la vida útil de los equipos. Además, también es preciso asegurarse de que los trabajadores realizan un correcto uso de los mismos.

A nIvel general, la NTP 577 establece los criterios mínimos para la revisión y mantenimiento de los equipos de trabajo y garantizar, así, que se basen en un procedimiento integrado. En el caso de los equipos industriales, existe una reglamentación específica que marca la periodicidad y quién debe realizar las revisiones.

Fases de las revisiones

Las revisiones y tareas de mantenimiento de los equipos de trabajo se dividen en las siguientes fases:

Análisis y planificación de las revisiones o mantenimientos

-Establecer su frecuencia, cobertura, límites, etc.
-Determinar las personas o responsables adecuados que deben realizarlos
-Disponer de la máxima información antes de la visita de revisión o mantenimiento
-Determinación de los elementos o partes críticas a revisar
-Elaborar check list
-Determinar los recursos necesarios (EPIs, instrumentos de medición, documentos, etc.)

Ejecución

-Revisión efectiva de los diferentes puntos registrando datos o resultados
-Acompañado del responsable del equipo o área, y del operario del equipo
-Ejecución exhaustiva del equipo y de su uso
-Determinación de posibles medidas preventivas

Control

Seguimiento y control de la aplicación de las medidas propuestas y de su efectividad.

Registro documental

Registro de los datos reportados en las revisiones o mantenimientos, bien codificados e identificados para poder ser consultado.

Herramientas para la valoración de la seguridad de los equipos

La NTP 577 define tres aspectos principales a tener en consideración cuando se realizan las revisiones y mantenimientos. Se trata de la limpieza, la seguridad y el mantenimiento de los equipos. Los criterios de revisión y el tipo de maquinaria de la que hablemos determinaran la forma de hacerlo.

A la hora de realizar los reportes, contamos con herramientas de diversos tipos. Podemos usar listas o check lists que se rellenan con medios de ofimática, o aplicaciones a través de smartphones y tabletas que son más sofisticadas. Esta última opción nos permite ganar en tiempo y facilita la explotación de datos reportados de forma inmediata.

Algunas de las apps que nos pueden ayudar a ello, y que son compatibles tanto con IOS como con Android, son las siguientes:

Tanto SmartOSH como Risk Check CAEB han sido desarrolladas por Prevencontrol. La primera de ellas es una app que forma parte del software de gestión de prevención. La segunda ha sido elaborada en colaboración con la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares CAEB) para ofrecerla de forma gratuita a sus asociados. Se trata de una herramienta específica para el reporte y valoración de las condiciones de trabajo y de la seguridad de los equipos e instalaciones. Conozcámosla un poco más.

Risk Check CAEB

Esta app se desarrolló gracias a un estudio previo para la determinación de la metodología y las variables a valorar. Se tuvieron en cuenta las 3 dimensiones fundamentales que se exponen en la NTP 577 (citadas más arriba), y se desarrollaron las variables para cada dimensión en base a las condiciones y requisitos establecidos en el RD 1215/97. Lo que se obtuvo fueron las dimensiones y variables agrupadas por dimensión que se muestra en la tabla siguiente:

La valoración se marca con alguna de las tres opciones: Correcto, Incorrecto y No Aplica. Además, también se realizan unas gráficas con los resultados obtenidos que permiten una valoración visual muy rápida e intuitiva. También se pueden hacer comparativas entre los reports y obtener las firmas de los participantes.

El siguiente video muestra el funcionamiento de Risk Check CAEB de una forma más didáctica y exhaustiva:

01/05/2019

Gestión de la seguridad y la salud por medio de aplicaciones (III)

Por el momento hemos dedicado dos posts de este blog a hablar sobre los aspectos a tener en cuenta a la hora de seleccionar una solución informática de seguridad y salud laboral. Siguiendo el hilo abierto en este sentido, ofrecemos nuevas recomendaciones a la hora de realizar una elección que nos proporcione eficiencia y eficacia.

Elegir un software como solución informática es una decisión que hay que tomar valorando diversos aspectos. Y es que hay que tener en cuenta que su implantación es un proceso que requerirá de un tiempo y donde entrará en juego el factor humano. ¿Cómo recibirán los trabajadores esa herramienta?

Los datos nos informan de que casi un 50% de las empresas que han implantado una solución informática de seguridad y salud laboral han quedado insatisfechas con los resultados. El motivo que les frena a cambiarla es el retorno económico de la inversión realizada.

Para que esto no ocurra, proponemos una serie de acciones para que el proceso de implantación sea un éxito.

Implicación y compromiso

Para que la solución informática sea un éxito es necesario destinar recursos al proceso de implantación. Todos los estratos deben ser partícipes de ello e implicarse. Esto, evidentemente, requerirá de una inversión de tiempo que, a la larga, se traducirá en eficiencia y eficacia.

Definición de objetivos y alcance

Por una parte se debe tener muy claro cuáles son los objetivos que se quieren conseguir. Éstos han de ser realistas objetivos, mesurables, claro y bien adaptados a la realidad de los recursos de los que disponemos. Por otra parte, hay que medir bien el alcance del proyecto que tenemos entre manos. ¿Esto qué quiere decir? Pues que hay que establecer un límite en relación a los siguientes aspectos:

-Ámbito geográfico en que se implanta la solución (mejor empezar por un centro o área de negocio)
-Ámbito temporal (meses o fases)
-Ámbito funcional (toda la aplicación o sólo algunas de sus funciones)

Identificación de responsables

Se ha de saber quién es el líder del proyecto de implantación, quiénes son los interlocutores del proveedor y cuál es el equipo de la empresa que estará implicado en su despliegue. Solo aclarando las funciones de cada agente se conseguirá una implantación lógica y ordenada.

Establecer canales y vías de comunicación

Debemos asegurarnos de centralizar la información, regularla y formalizarla. Así conseguiremos que sea mucho más práctica para la empresa. Esto se puede hacer mediante una cuenta de correo electrónico donde se centralice todo, de soluciones específicas para la gestión de incidencias o con reuniones cada cierto tiempo para hacer un seguimiento. Eso sí, es importante centralizar los canales y que no se usen vías alternativas para que no se pierda información por el camino.

Describir hitos y criterios de éxito

Se trata de tener claro cómo evaluamos. Saber desde un principio cuáles son los criterios de éxito será un buen indicativo de si seguimos el camino correcto o no.

Diseñar programas de formación adecuados

Es preciso analizar las características de cada cliente para poder diseñar un programa de formación adecuado a sus necesidades y objetivos. Si además combinamos métodos de aprendizaje presenciales con online, se garantiza un mayor seguimiento y alcance. Contar con casos prácticos también ayuda a que los contenidos se asimilen mejor y por mayor tiempo.

Anticipar problemas y prever la conducta de los implicados

Si la comunicación entre cliente y proveedor fluye, y se trabaja de forma conjunta, se pueden anticipar diversos de los problemas que podrían surgir. En consecuencia, se está a tiempo de preparar un plan de choque y tener ya desarrolladas posibles soluciones. ¿Qué tipo de problemáticas pueden surgir? A continuación citamos algunos ejemplos:

-Expectativas poco realistas de los implicados sobre la herramienta
-Ausencia de compromiso en todas las esferas implicadas en la solución
-Infraestructura inadecuada: carencia de servidores propios y/o mala conexión a internet, falta de dispositivos móviles para la soluciones APP, etc
-Falta de integración con los sistemas de la empresa
-Proceso formativo inadecuado
-Falta de seguimiento del proyecto

Scroll to top